[language-switcher]

La orientación solar es uno de los elementos que dictan la dirección de un proyecto arquitectónico. Su influencia va mucho más allá del potencial de iluminación, ya que afecta al confort térmico del edificio y es un punto importante para la valoración del inmueble.

Por ello, es imprescindible realizar un estudio de insolación antes de ponerse manos a la obra y desarrollar un proyecto arquitectónico. Para ello, hay que tener en cuenta los impactos del sol en una obra.

¿Qué tal si recordamos?

El impacto de la orientación solar en su diseño arquitectónico

El sol es una de las principales herramientas del arquitecto, y lo mejor de todo es que es gratis. Sin embargo, hay que utilizarlo bien a la hora de elaborar un proyecto arquitectónico.

La orientación solar es capaz de cambiar las características térmicas de un lugar, en función de la ubicación de las habitaciones y las zonas exteriores.

Además, es uno de los criterios de la certificación LEED, que garantiza la sostenibilidad de los edificios. En otras palabras, apostar por el uso del sol no sólo repercute en la obra de forma práctica: también acerca tu proyecto a la arquitectura sostenible y, en consecuencia, atrae la atención de potenciales clientes.

Sin embargo, la orientación solar no es un aspecto fácil. Quizás recuerdes las lecciones de la universidad. Hay que prestar mucha atención cuando se trata de entender cómo afecta el sol al terreno de su proyecto arquitectónico.

Al fin y al cabo, el sol incide en el globo de forma diferente en los hemisferios norte y sur. La proximidad al Ecuador también dicta la cantidad de sol que se recibe. Cuanto más lejos, menor es la incidencia de la luz solar.

Como Brasil está en el hemisferio sur, la orientación del sol en los proyectos arquitectónicos puede resumirse así:

  • Norte: recibe la mayor parte de la insolación diaria;
  • Este: recibe el sol de la mañana;
  • sur: recibe la luz más débil (muy poca en invierno y también en verano);
  • Oeste: recibe una fuerte luz por la tarde.

Ahora que se ha acordado, es el momento de hacer algo especial con su proyecto arquitectónico. Consulte algunos puntos esenciales que pueden añadirse a su servicio.

Elija bien las habitaciones orientadas al norte

Cada entorno necesita una determinada cantidad de luz solar. Y todo está relacionado con el tipo de actividad que se desarrollará en los diferentes espacios.

Como la incidencia de la luz solar es mayor en la orientación norte, un consejo es situar los dormitorios, salones o comedores, despachos, balcones y terrazas en el norte. De este modo, recibirán la luz del sol casi todo el día.

Sin embargo, procura hacerlo de forma agradable, para que la convivencia en los espacios no resulte incómoda por el calor.

Por lo tanto, desarrolle aberturas que permitan la circulación del aire. También se recomienda instalar persianas o contraventanas para detener los rayos más fuertes.

Si no es posible situar todas las habitaciones deseadas al norte, el noreste y el este también servirán.

Mejorar las zonas exteriores

Las zonas exteriores son entornos muy importantes en un proyecto arquitectónico. Al fin y al cabo, se trata de lugares que suelen necesitar la luz del sol para llevar a cabo las actividades que se proponen.

Comidas, cenas, happy hours, momentos de descanso… Todo ello puede implicar un proyecto al aire libre.

Hable con el cliente y comprenda sus necesidades. ¿Cuál será el uso principal de la zona exterior? Además, ¿qué estilo arquitectónico se elegirá? Estas preguntas pueden ayudarle a perfilar el uso.

En un entorno exterior centrado en el uso matutino, quizá la orientación oriental sea la mejor. De este modo, no se sobrecarga el ambiente y se puede elegir el mobiliario con mayor libertad, sin temor al deterioro causado por el sol.

Haz que el sol sea protagonista en las zonas exteriores con piscinas

Si la zona exterior de su proyecto arquitectónico cuenta con una piscina, el uso del sol es crucial.

Naturalmente, la orientación norte es la favorita de los arquitectos. Con incidencia durante todo el día, es la garantía de un ambiente completo y cuyas condiciones térmicas favorecen el espacio.

Otro aspecto importante es la iluminación artificial. En la orientación norte, la luz durante el día es constante, lo que permite ahorrar en el diseño de la iluminación centrándose en las lámparas de uso nocturno. De este modo, podrá aprovechar su inversión en un mejor equipamiento para la piscina.

Recuerde realizar un estudio de insolación junto con un análisis del terreno. Es esencial que la ubicación de la piscina sufra la menor cantidad de sombra, como la de los árboles o edificios cercanos. De este modo, se aprovecha todo el potencial del sol para realizar un proyecto arquitectónico completo alineado con las premisas de sostenibilidad.

¿Te han gustado los consejos? Para recibir más contenidos sobre proyectos de arquitectura, siga nuestras redes sociales: Facebook y LinkedIn.

[widget id=»media_image-18″]

Deixe aqui a sua dúvida ou sugestão.

Fique tranquilo! Com a Nautilus, você pode relaxar até aqui no nosso site. Pensamos em cada mínimo detalhe pra que você tenha uma experiência de conforto e bem-estar. É por isso que o nosso site passa por milhares de testes todos os dias na busca de brechas de segurança que eventualmente ameaçam o ambiente virtual com ataques reais de hackers.  Nós aqui nos preocupamos com isso e nos preparamos muito para evitar estas ameaças.